domingo, 21 de junio de 2015

ÉRASE UNA BORMIX DE 200v


Dr. Chiro T. Fast:

Le escribo en la seguridad que voy a tener la respuesta más profesional y acertada al problema que me aqueja.

Resulta que acabo de debutar en mi vida sexual, a pesar de mis diecinueve años, con una estudiante ingresante a la universidad venida de Tarapoto, quien acaba de pensionarse en mi casa. Desde que estuvimos sentados a la mesa no pude quitar mis ojos de su imponente trasero; realmente era tarapotona a no dudarlo. Salimos a conocer el barrio y, al toque, me soltó una sorpresa maldita: ¿te gusto? -Bueno… es muy pronto, ¿no crees? -No. Durante toda la cena no has dejado de contemplar mis cositas… especialmente mi poderoso… Saqué fuerzas de flaqueza y le contesté: -me encanta tu… -A media noche subes a mi cuarto y seguimos charlando… no faltes!

Apenas traspuse el umbral de su puerta se me abalanzó y me incitó: tú también me gustas un huevo! Ven a mi cama…

Después de muchos besos y abrazos muy apasionados me desvistió y dimos rienda a nuestro mutuo deseo sexual.

Este inicio estuvo realmente espeluznante, todo me salía a pedir de boca; pero… pero aquí viene mi problema, Dr. Chiro T. Ella era una Bormix de 200 velocidades y en menos de lo que pisa un gallo se me vino  incontenible un orgasmo y me vine.

Sorprendida por este arribo tan precoz me inquirió ¿tú, ya llegaste? Me voy a quedar en ayunas, maldito!

Los encuentros se han repetido hasta perderse en la memoria y siempre con el mismo resultado: cuando ella recién está calentando motores, yo ya llegué a finish line. ¿Qué puedo hacer?
Caxito Perdido, La Parada, Río Seco

Hoy en día es el drama de todos los castos varones esto de la eyaculación precoz, puesto que su origen viene de fábrica: Dios le ha dado a la costilla este goce

en proporción de 10/1 sobre el costillar; es decir mientras la varona tiene diez goces hasta el top clímax; el varón solo uno y con mucho empuje. ¡Qué injusticia, no? Pero el Tatito en su inmensa omnipotencia nos ha compensado con diez posibilidades de solución. Solo te puedo dar tres.

La primera, te podrías cambiar de bando. Hoy las operaciones son muy efectivas y no cuestan mucho. Averigua: en la calle San Juan de Dios hay una doctorcita que las hace tres veces por semana. Piensa en el 10 por uno. Te va a gustar más.

La segunda opción en que te compres un frasco de 100 u del producto denominado Aguantina doblemente reforzada. Ten cuidado solo toma una cápsula. Si tomas dos, puedes quedar tirando ritmo por tres días y se podría pensar en todo el barrio que estás locamente enamorado, reprimido y aguantado.


Finalmente, existe un conjunto de asanas (posturas yogas) que te van a permitir satisfacer a cualquier material altamente potable en tu largo camino de sacrificios. Mientras tanto, te recomiendo descubrir sus puntos G (las charapas tienen como 10), ellas precisan de 10 minutos de calentamiento de neuronas y cuando la veas torcer los ojos no pienses que está mal; por el contrario está lista para empezar el primero de sus 10 paroxismos. Recuerda: la estimulación a sus puntos G, K, H, J. hasta la Z y piensa que te hallas a 39 km de la llegada.  Ya sabes el secreto, todo es cuestión de estudio y de un perfecto calentamiento, de estudio del material a tu disposición; pero, tampoco de excesivo calentamiento porque te puedes convertir en un inextinguible calentador.


1 comentario:

  1. Gramática perfecta. El articulo en cuestión muy parecido a MAD no el tuyo sino el suscrito ulteriormente. Felicidades profe, buenos posts.

    ResponderEliminar