lunes, 18 de junio de 2018

¿EXCESO DE TRIUNFALISMOS?



¿Qué se acabó la racha? Pareciera ser la pregunta más odiada por su verosimilitud en este momento… ¿Qué todavía tenemos chance? El engaño escondido que queda flotando… a no ser que se den hipotéticos o imprevistos resultados; tal vez, y solo tal vez en el campo de la especulación, porque en la lógica de los más factibles aciertos se estaría hablando o escribiendo de hechos inverosímiles o milagros.
-¿O sea que ya sonamos, Inge? Porque… ¿si goleamos a Francia y empatamos con Aust…
-¡Misión Imposible… Hasta la vista, baby!
-Pero, ¿acaso ese no es un pensamiento que peca de fatalista, negro, desgraciado y condicionado por nuestra falta de carácter, Mr. Hyde?
-¿Dime, mon amí, ¿acaso no es cierto que recién, después del resultado adverso obtenido contra Dinamarca (objeto cierto, tangible y real), están despertado miles de bolsillos empeñados hasta el calzoncillo, debido al empeño de la casa, el vaciado de la tarjeta; los juramentos de amor, las promesas de cumplimiento, etc, etc, coaccionados por un desbordante accionar de los medios, que nos siguen tratando como pelotas de trapo o cholitos acabaditos de bajar… y otra vez, a  sabiendas nos meten cabe con un par de palabras fraguadas al sentimiento, hasta pintarnos que ya estamos en las finales y que los nuestros están pisando bola que da miedo y, cual Messis o Ronaldos del altiplano, y que, de una generación a otra, hemos conseguido equiparar bondades y calidades de crack…
-Pero… cualquiera que sabe de fútbol, my dear Mr. Vinagre, sabe que solo nos faltó a cuota de gol; que no merecimos perder… porque si el enano de Cueva mete el penal…
-¡Sí, pues, mini comentarista deportivo de ocasión: para esta bola con el pecho y en primera dime: un partido nunca se merece; goles son amores…¿o nooo? Nunca se avanza saltando generaciones… ¿qué te parece el torneo nacional? ¿y sus dirigentes? ¿la FPF? ¿la calidad de entrenadores que tenemos? ¿el sistema que se utiliza? ¿los apoyos técnicos, médicos, nutricionales y tecnológicos? ¿la infraestructura deportiva? ¿el arbitraje?; el turismo, las coimas, los préstamos y el profesionalismo suigeneris: una hora de entrenamiento al día, un partido a la semana y tienen el miedo de aprender instalado en sus chips, de por vida: nada de sacrificios, menos estudiar por lo menos inglés; solo aprenden clichés para las entrevistas y la vida disipada deben vivirla a plenitud…disco, mujeres y trago ¿sigo?
-¡Si, pue, pero acaso no es necesario que el cholulorum tenga por lo menos un fuerte sacudón anímico positivo, halagador y entusiasta para salir de ese marasmo emocional negativo, sumiso y acomplejado que nos mantiene a la cola el subdesarrollo, casi por 200 años?
-¡Entonces, me das la razón! Una vez más tenemos que aceptar que clasificamos por suerte. Que se ha avanzado muy poco; que no hay academias profesionales institucionalizadas obligatoriamente en todos los equipos profesionales; que es muy escaso el apoyo a las divisiones inferiores y solo se toma en cuenta a lo que hay en Lima, donde la mayoría de futbolistas no son el mejor ejemplo de vida deportiva y personal. Entonces, my broda, ¿Cómo queremos alcanzar metas y objetivos concretos para ser evaluados metódicamente en base a estadísticas reales? ¿Por qué las grandes empresas no quieren apoyar económicamente al deporte en general y al fulbo en especial? ¿Acaso será que no hay normatividad? ¿Y que saben que no hay una dirigencia profesional y honrada? ¿Qué al igual que la FIFA, se esconden muchas cosas porque hay muchos intereses económicos en juego? Entonces…
-¡Que mala voz, choche! ¿ Por qué no tienes ni un poquito de consideración con este tu pichanguero de fin de semana y le mientes un cachito, pa´que se la crea, por lo menos esta vez y mañana pueda despertar sabiendo que pasamos a las semis, con muchas posibilidades de alcanzar el tercer o cuarto puesto en el ranking de la FIFA… porque desde hace tres años atrás, a mi hijo de 5 añitos lo he puesto en la academia del Cabezón… porque allí hay cuatro tíos que la han movido bien bacán cuando eran jóvenes y seguro que de aquí a unos años, se lo estarán llevando al Real Madrid, al Boca o al Barsa… eso nos siguen asegurando y…
-¡Por eso mismo, choche, no caigamos en los mismo! La mayor parte de esos “entrenadores” carecen de estudios profesionales y para formar bien a los niños deben tener los mejores especialistas… para que dominen fundamentos, que pateen con ambos pies; que sepan dominar el miedo; y sobre todo, que sean buenas personas.
-¡Así que no clasificamos, Inge?
-¡Difícil, muy difícil! A no ser que nuestras brujas de la TV, los chamanes y los comentaristas juntos, hagan un conciliábulo y, mediante un baño de florecimiento y previa pasada de huevo a los miles de televidentes hinchas, pa´botar la mala leche, la mala vibra y la sal que nos ha caído por culpa de los buitres y gallinazos carroñeros de las mañanas. Y sonó el pitazo final.