martes, 15 de enero de 2019

MI MÉDICO DE CABECERA



No es que deliberadamente –hacia el final de ayer por la noche-, hubiera querido conocer a forro los fabulosos y comentados 80´s del siglo pasado; por tan solo vivir el naciente despertar de toda una era; pues en ese momento, ya sentía el pleno apogeo de estar cargando el peso de xxx  eneros sobre mi humilde y rechoncho puerco; a pesar de todo, fui tratando de entender socarronamente aquello de… los 40 o digamos, 50 añales que, se suponía, era la mejor edad. Pues anoche, estábamos de lo más bien, disfrutando junto con mis dos jóvenes y entusiastas choches de una versión mejorada del increíble Streep Tease en el renovado Moulin Rouge de la Panamericana Sur, en compañía de tres potables rubias graduadas de nativas venecas; pero al final y después de tres rueditas de cuba libres, se declararon firmemente venidas del Asentamiento Espíritu Santo y acabaditas de bajar al Centro:
-“!A la orden diutée, manden, simpáticos y amable chamoc (?)… ¿le agraáa el ecpectáculo? Nosotrac, le podemo hacé el Pole Dance o Danza del Tubo, siempre cuando su tubo se haye en buena condicione…mi amable chamo… ¿qué dice? Mientra noc mandamo, ¿otra ruedita ´e wishkis? ¿amo?
Terminada la calateada, nos retiramos cabizbajos; pero en el taxi, y queriendo barajar nuestra decepción, se trajo a colación el tema de la playa, pues era la época, y me saltó la liebre:
-¿Nosotros sabemos de tu salud de hierro, pero hasta el fierro se malogra… Carlos, ¿por qué no vas al médico para que te dé una chequeadita?
-¡Ya jodiste la noche… peor de lo que estuvimos pasando! Y me bajé del carro sin despedirme.
Lo cierto es que, a la mañana siguiente; mejor diré, a las once de la mañana, sentía que me dolía todo el puerco y me dije: -Solo por siaca, voy donde el Negro Oscar, médico urólogo, que era una eminencia en su especialidad y además era mi choche de toda la vida.
-¡Hola, Fray Martincito, como siempre te chapo agarrándote las bolas!
-¡Qué haces por aquí, Matusalem! Ya deberías estar acostado… pero en una cama de madera. ¡Qué tal, woncito! ¿A qué debo tu visita por acanga?
-El que te va a deber soy yo… Quiero ir a la yapla y preciso de tus recomendaciones… no vaya a ser que, con tanto calor, se me pare… el bobo y se vaya a quedar viuda tu hermanita…
-A ver dime, won, ¿tú momia, a qué vas a la playa? Escucha atentamente a este tu choche de siempre: ¡No puedes ir a ninguna playa este verano!
-¡¿Tas tú? ¡Quiero un diagnóstico profesional, y déjate de wadas conmigo!
-¡En serio, Matu! Te digo esto como tu choche más profesional, con más de veinte especializaciones en Geriatría y otras tantas en Urología, Dermatología y…
-¡Ya no sigas y métete tus especialidades en el mero ojal! ¿Cómo me voy a perder esos po…
-Bueno, bueno… yo sé que eres más terco que la mula de tu hermanita… que es mi mujer, pero hazme caso… ¡que al próximo mes no voy a tener con quien chupar en mi cumpleaños! Mira, si la yapla está a dos tres horas de aquí, te vas a ir manejando tu 4x4 con la panza full de comida y chelas… Tendrías que pedirle a la Yamila que termine la Variante porque yéndote por la de Cerro Verde… no llegas… ni al 48, loco de miércoles.
-Pues me voy, aunque sea en helicóptero prestado, porque ya quedé con una chibolita…
-En el supuesto que llegues, ¡No salgas al sol entre las nueve de la mañana y las cinco de la tarde, porque el sol está maldito y los ochentones…
-¡Safa, safa, perro envidioso! Antes, me voy a bañar calato todo el puerco cada tres horas en un cilindro de protector solar con UV-50 y me lo voy a poner hasta en los cocos para gusto tuyo… además…
-¡Además de ello, deberás ponerte unas gafas que te cubran toda la cara, para que no espantes    a los veraneantes, en especial a las niñas de 15 a 20; porque las córneas se te pueden dilatar y vas a quedar como el compañero del Pirata Sparrow, misma Medusa… En cuanto a los chapuzones, tú, que estás acostumbrado a bracear hasta el peligroso tumbo, donde revientan las olas, no lo intentes pues se te puede explotar el bobo con tanto esfuerzo; mejor te consigues una cámara de tractor y te pones a flotar en la orillita… Asimismo, ya no ingreses al agua con el estómago full chelas y mariscos, que se te pueden agravar tus clásicos macurques o calambres que te dejan tieso por dos horas debido al excesivo esfuerzo o en tu caso a la hipopotasemia natural que te acompaña; en cuanto a la comida, abstente de las conchitas  que son tu delirio, ya que ahora, me acabo de enterar que las están trayendo de chile y algunas de Venezuela, pero están latamente contaminadas con residuos tóxicos y no vaya a ser tu mala suerte y acabes contagiado con una ETS; en lo que se refiere a…
-¡Para, para Negro! ¡Stop! Que yo solo he venido a pedirte algunos consejos o recomendaciones para disfrutar mejor este verano de la p.m; no a recibir malignos protocolos de autopsia, ni advertencias de carácter terminal; mucho menos, que ya me declares cadáver antes de certificar mi suicidio consciente y voluntario. ¡Quetchup, total si tengo que morir achicharrado o quemado hasta las pestañas, lo haré cumpliendo mi sacrosanta ley de chicharrón! Negrito lindo, gracias; pero desde este fin de semana nos vemos calatos y por tres meses correteando en Camagüey.
Y me fui directo a coger una Van, porque en las mil cuchucientas improvisadas combis que van a las playas… toditas pasan solapa; tampoco hay control migratorio… entonces es casi imposible que no me dejen pasar con mi veneca bajada de cualquier Asentamiento local.