jueves, 4 de junio de 2020

LA RUCKY CHORA


-¿Alóoo… con el 999000999? Diga… ¿estoy en lo correcto? Porque si no… vuelvo a marcar el mismo número… solo que… como es un… ay, ay, hijita…. ¿Qué hay? Ahhh… síii… Ahora reparo que, esto seq debe a mi nuevo  IPhone XV creo… Puessss todavía no lo manejo bien y tengo que acudir a cualquiera de mis tres empleadas para que me ayuden… Porque esto de contar con nuevos dispositivos… es una joda… Síii… Una joda pero de a deveras… Ayyy hijaaa… Tú sabes, ¿nooo?

-¡Sí, el número es correcto, muy correcto!  Pero… aquí es la residencia de la familia Stravinsky de la Rocka… en la Señorial, de la mejor residencial… de la zona más ficha de la ciudad… ¡Aquí habla la secre de la secre…!

-Pero… esa tu voz se me hace muy conocida… desde mis épocas de colegio… ¿Acaso… tú no eres la chica más popular de la clase por sus mini-mini? Dime…

-¡Usted se equivoca señora! Como le dije, aquí vive la Familia Stravinsky… de la Rocka…

Se hizo un largo silencio en ambos lados…, pero enseguida, una catarata de dudas surgieron en ambos extremos de la comunicación. Una y otra mentes estaban a punto de sufrir “grandes desmayos” al tratar de no quedarse con ese bichito metido hasta el alma, generando un insoportable pica-pica. Y un desesperado dedo tembloroso pulsó el botón de reintentar:

- ¡Por favor, hijita… comunícame con la señora Rosa!

-¡Aló! Aquí no hay ninguna persona con ese nombre tan rancio y tan común… El mío es Brigitte, por siaca… y como le dije, soy la secre de la secre, la encargada del teléfono… Solo hay el nombre de mi señora que es Rucky, para sus íntimas; así que, sorry, ya no llame, please… Ella se encuentra vacacionando por las islas griegas, creo…

-¡Oye, Rosita, no te hagas la del angosto! Que bien te conozco, chola, y tu voz es realmente inconfundible… por esos gallitos continuos en tu voz… ¡Soy la Piluka, mamita!… Sí, pueee… La Pilacha, tu compañera de carpeta en la G.U.E… No me hagas esto… que ahora yo también estoy viviendo en la Alta Planicie… disfrutando de una pequeña propiedad con más de tres hectáreas, con cinco piscinas y diez…

-¡Ahhh… ya! Ya caigo… voy a llamarla a la señora…

-¡Síii… Diga… ¿Con quién? ¡A yaaa… Aquí la más linda y modesta dama a tus órdenes…! Así que tú eres la Pilacha… Verás hijaaa… casi ni te recuerdo, porque…

-¡No te hagas la cojuda… hijita… Rosacha! Que nosotras éramos uña y mugre… Quéee ahora no recuerdas cuando nos escapábamos de las clases, porque no teníamos los materiales para hacer las labores y…

-Y que tú te tirabas los chores en las prácticass de Educación Física… para poder presentarnos uniformadas en la siguiente clase? Mamita, ¿qué fue de tu vidú? ¿Sigues siendo la Pilacha Chumbeque… la chola con el mejor keke?

-¡Ay hija, eso ya quedó en el olvido… ya lo enterré por siempre… Tuve mucha suerte y todo cambió… Me costó mucho sudor… ¿Y túuu?

-¡También la buena suerte me acompaña y… gracias al sudor… ya sabes de dónde… Ahora soy la Sra. Rucky de la Rocka y mi pequeña propiedad es un poquito más grande que la tuya, con decirte…

-¡Pero no, cholita, aquí soy la más más… soy la dueña del circo llamado la Alta Planicie…

-¡Dirás la leona… aunque más pareces… la Tigresa de Occidente! Si te he vistooo… pareces…

-¡Hay, hija… pero tú no te quedas atrás! Porque a estas alturas del partido ya no tienes nada que ofrecer a tus “amigos” y solo te queda ser la mami… ¿o nooo?

-Y túuu… ¿no quieres unas horitas de vuelo? Porque bien sabemos que eres pájaro de alto vuelo… y tal vez te consiga una tanguita… pero seguro no te entra… Mejor te ponemos una faja arriba para que te quede algo abajo… ¿qué me dices, amiguitaaa…?

-¡Hay, cholita… Mejor nos dejamos de cojudeces y mañana mismo te mando una de mis limosinas para que te recoja y vengas a conocer… uno de mis palacios… gua chu chey?

-¡Ahhh… la mierda! También ya quieres tirar tu inglés… pero el tuyo está muy mascado… Puedo ir, pero en uno de mis cinco yaguars que tengo… para darte algunas clasecitas de inglés; o si gustas también podría ser de francés o de alemán… Que me manejo una lengua de la g.p… Tú no sabes cómo la manejo…

-¡Cómo que nooo! Si es bien mentada en los barracones del…

-A síii… ¿Y sigue viviendo tu madre allí?

-¡Claro, aunque ya no vive allí! Pero regularmente va a visitarla a tu vieja que sigue ejerciendo…

-¡Entonces ya sabes, cholita, cuando gustes… Tu casa… Te espero… ¡Chaucito!

-Tururú, tururú, tururú…