martes, 4 de agosto de 2015

¿SOLO ERA UNA CUESTIÓN DE TEMPERATURA?


Estimado Dr. Chiro T:
Previo al inicio de una acción legal en contra de un reconocido y milagroso sanador de Las Siete Huaringas, le hago llegar mi desesperada consulta, preocupación y casi al borde  de una quemazón generalizada, cuyo epicentro radica en mis ardientes y actuales deseos de embarazar a mi novia, pues se pierden en la vana esperanza, dados los meses transcurridos y el empeño de mis frustraciones en ahogados intentos de llenar el expediente de my girlfriend para conseguir un retoño.

Resulta, Dr. Chiro T., recién he podido recuperar el habla, mis calzoncillos y un poco de mi autoestima varonil. Por razones de estricto cumplimiento, tal como recomendaba la receta del mencionado brujo tenía que poner en Baño María, siete veces al día, por siete días,  mis partes más nobles, si es que no quería pasar una pensión alimenticia por 18 años.

Hoy, todavía no puedo caminar ni  juntar las piernas. Le escribo desde el Lazareto “En las Llamas del Señor” apoyado en mi andador y con unas ganas de…sacarle la michi al bendito curandero, quien juró  irse al infierno si es que resultaba embarazada mi novia después de haber cumplido la receta y después de habernos pegado una escapadita por 15 días al norte, disfrutando de opíparas sesiones plenas de erizos, choros, tiraditos y tiradazos.  En cuanto a Lolita, creo que no tiene pierde; es decir, ella se sabe cuidar y no tiene más santo que San Poncho y es ferviente devota de la Virgen del Día Siguiente. ¿Qué hago, doctorcito: le inicio un juicio por  inutilidad momentánea o lo hago por invalidez permanente?
Jaimito A. Guantad, Villa Eléctrica

Estimado, Jaime: lo primero que debes aclarar es: ¿a quién quieres enjuiciar? ¿al curandero o a tu Lolita? Porque es bien lolita, ¿no? En segundo lugar, debo aclararte que aquello de los “huevos pasados” es una creencia muy antigua sin bases científicas. Si bien la producción de espermatozoides tiene mucho que ver con la temperatura baja que deben guardar tus alforjas (así los debes tener ahora), esto no significa que para buscar su acción opuesta –anularlos por  alta temperatura- hayas tenido que sentarte por tres horas continuas en una cubeta a 40ºC. ¿qué buscabas preparar una tortilla? Casi lo logras. Seguramente que todavía los tienes como maracas XXL; con el escroto sumamente liso por la inflación y  ahora te odia y se ha pasado a la banda de los intocables. Del ano, es lógico que no quiera saber nada de asientos porque solo puede aguantar los contables. Sin embargo, no te desesperes más, para eso está la ciencia y los amigos. Compra veinte kg. de hielo y 50 de sal. Empieza cuanto antes, tómate 10 baños de asiento al día (que me perdone tu ano). El hielo te va a desinflamar los cocos y la sal permite una mayor conservación de la temperatura. Solo me resta hacerte saber algunas contraindicaciones que podrían ocurrir: ten mucho cuidado con tu prenda íntima (no tu costilla). Si procedes a hacerlo con ella puesta no la vas a poder despegar ni con barreta y en el intento vas a perder hasta el perineo, los dos cachetes y toda la zona sacra. Y respecto a la producción de espermatozoides inocuos lo puedes conseguir, porque una vasta exposición al hielo te puede quemar hasta las entrañas. Así que controla mucho el tiempo de exposición y descansa cada vez que veas que está próximo el chicharrón. Ahora, si estas exposiciones seguidas te ocasionan algún catarrito, será pasajero y pronto se te va a pasar. También se corre el peligro que por efectos del congelamiento todo tu aparato se solidifique a tal punto que logres una erección permanente. Pero no te confíes, al menor estornudo se te puede caer todo y no lo vas a sentir. Ella es quien lo va a sentir y extrañar. Por lo demás te estarías librando de buscar anticonceptivos de manera permanente.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario